Campaña Contra los Contratos de Protección Patronal

Inicia campaña contra los contratos colectivos de protección patronal

Categoría de nivel principal o raíz: ROOT Categoría: Uncategorised Publicado: Viernes, 21 Septiembre 2007 00:00 Visto: 2142

Hypatia Velasco Ramírez / Cimac

Ciudad de México.
El 90 por ciento de las y los trabajadores en México ve afectada su situación laboral debido a la existencia de 14 mil 187 Contratos Colectivos de Protección Laboral (CCPP), firmados a sus espaldas, por lo cual diversas organizaciones sindicales anunciaron hoy el inicio de una Campaña Internacional contra dichos contratos.


Tan sólo en el Distrito Federal, existen 6 mil 763 de estos contratos, considerados por organismos sindicales como “actos de corrupción mediante los cuales los derechos de las y los trabajadores son robados por supuestos líderes que luego los venden a los patrones, en una práctica de simulación de la relación laboral”.

Empresas como Wal-Mart, del Grupo Cifra, y Sanborns, del Grupo Carso, que preside Carlos Slim Helú, son ejemplo de cómo operan los CCPP.

La campaña tiene como objetivo denunciar la existencia de los CCPP, erradicarlos e incidir en los medios legislativos para eliminar las leyes que permiten su vigencia.

Wal-Mart es una transnacional que en 2006 abrió su establecimiento número mil, la tienda minorista más grande en México y Latinoamérica, según el Frente Nacional contra Wal-Mart, organismo integrado en 2005 con motivo de la apertura de una tienda de esta cadena de almacenes en la zona arqueológica de San Juan Teotihuacan.

Según el Frente, que ha hecho distintas denuncias acerca de violaciones de Wal-Mart al uso de leyes ecológicas, laborales y normas de vialidad en los lugares donde se establece, la empresa cuenta actualmente en la República Mexicana con 130 mil trabajadoras y trabajadores asalariados y 35 mil más empleados acomodadores de autos, conocidos como “viene-viene”, y empacadores (cerillos) estos últimos menores de edad.

Sanborns es la cadena de tiendas propiedad de Carlos Slim Helú, quien es considerado por la revista Forbes como el hombre más rico del mundo al alcanzar la cifra de 67 mil 800 millones de dólares, con lo que superó en 9 mil millones la fortuna de Bill Gates.

No obstante las enormes utilidades que produce la empresa y que se manifiesta en las cifras de su fortuna, las y los trabajadores empleados en las 78 tiendas de la zona metropolitana de la Ciudad de México se encuentran contratados, según el doctor Alfonso Bouzas investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), bajo los CCPP y cuya titularidad es del Sindicato Nacional de Trabajadores y Empleados de Sanborns Hermanos, productora de alimentos, SA de CV.

La campaña

A la Campaña Internacional contra los CCPP están integradas diversas organizaciones sindicales afiliadas a las Unión Nacional de Trabajadores (UNT), la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y la Red de Mujeres Sindicalistas.

También la apoyan organizaciones de la sociedad civil como Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), el Centro de Investigación y Asesoría Laboral (Cilas), la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (Fesmex), además de académicos como el doctor Alfonso Bouzas, investigador de UNAM, entro otros.

Como parte de la campaña se están realizando trabajos de análisis e investigación sobre las implicaciones de los CCPP, encabezadas por el doctor Alfonso Bouzas, principalmente con trabajadores del área de la construcción, tiendas Wal-Mart, sector aéreo, maquila electrónica y en trabajadores de Sanborns.

Flexibilidad laboral

“La empresa, que se ha denominado la mayor empleadora del país, en complicidad con sindicatos ilegítimos y abogados, mantiene sometidos a miles de trabajadores a lo largo de la República”, denunció hoy un trabajador de Wal- Mart, quien pidió se conservara su anonimato, durante la presentación de la Campaña.

De acuerdo con este trabajador las condiciones de trabajo de la empresa “son deplorables”. El salario que perciben es el mínimo legal ($48.67) más las comisiones que obtienen por venta, de las cuales la empresa les descuenta el 15 por ciento sin explicar el motivo, disminuyendo el ingreso de las y los trabajadores y evadiendo impuestos al no manifestar el monto real de venta. “Asume con toda libertad manejar los descansos de dos días a la semana a su conveniencia, sin respetar este derecho”, agregó el trabajador, y asigna actividades para las cuales no fueron contratados: traslada a las y los cajeros a otras áreas, hace cambios de un departamento a otro, manda a realizar labores de limpieza a los acomodadores de autos.

La capacitación representa una forma de control inhumana de Wal-Mart hacia las y los empleados, insistió, “pues obliga a tomar 30 módulos a la semana de toda clase de informacion de la empresa, en un espacio cerrado y oscuro, donde se somete al trabajador a estar sentado frente a un monitores y audífonos de 3 a 4 horas al día y al terminar cada módulo se debe presentar un examen”.

En el ejercicio fiscal de 2006 Wal-Mart anunció el aumento de sus utilidades en un 26 por ciento, con relación al 2005 cuando registró ganancias de más 15 mil 700 millones de dólares.

Sin embargo a las y los trabajadores únicamente les proporcionó el equivalente a 100 dólares: “Es decir, el reparto de utilidades no coincide con las ganancias extraordinarias y estratosféricas de la transnacional”, señaló el trabajador anónimo.

En Sanborns los contratos, explicó el doctor Alfonso Bouzas, establecen la flexibilidad absoluta de la jornada de trabajo, es decir, no hay límites en la jornada en tanto no haya quien realice la labor, además de que el trabajador deberá laborar tiempo extra cuando así lo requiera la empresa.

Asimismo, subrayó, cuando la empresa por necesidades urgentes llame a la o el trabajador a su domicilio para ejecutar trabajo, éste queda obligado a asistir, además de que la empresa tiene la facultad establecer trabajo bajo el sistema a comisión.

Este es un escenario donde la contratación colectiva ofrece la facultad de flexibilizar la jornada y el salario de las y los empleados.

Código de ética


La campaña se difundirá en los ámbitos nacional e internacional y actualmente se está elaborando un código de principios éticos dirigido a los sindicatos que intervienen en la campaña para establecer compromisos puntuales con el fin de erradicar los CCPP, según Inés González Nicolás, Coordinadora de Diálogo Sindical y de Género de Fesmex.

Y ante la reforma laboral, señaló, dentro de la campaña hay posiciones distintas en ese sentido, por lo que se ha definido que deben hacerse propuestas legislativas para incidir en la modificación de las cláusulas de la Ley Federal del Trabajo a lo que se refiere a la contratación colectivo.

Por ello se realizarán conferencias y talleres, el primero de ellos en el Sindicato de Teléfonos de México el próximo 26 de septiembre, anunció González Nicolás.

Finalmente, dijo que la campaña cuenta con un sitio Web en la que se encuentra una dirección electrónica para información y adhesión y la cual se alimenta del servidor de la UNAM, principalmente del Instituto de Investigaciones Económicas.