Con amenazas, jornaleros de BC son obligados a afiliarse a centrales obreras

Categoría de nivel principal o raíz: ROOT Categoría: Denuncias de CCPP Publicado: Miércoles, 28 Octubre 2015 01:28 Visto: 394

Sindicatos de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) llevan a cabo prácticas de intimidación contra los jornaleros agrícolas de San Quintín y les advierten que si no se afilian a sus gremios no podrán trabajar en las empresas de la región.

 

Con amenazas, jornaleros de BC son obligados a afiliarse a centrales obreras

  • A quienes se rehúsan no se les permite trabajar en las empresas de la región
  • “Quieren evitar que reclamen el incremento pactado con el gobierno y los empresarios”

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada

Lunes 31 de agosto de 2015, p. 18

Sindicatos de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) llevan a cabo prácticas de intimidación contra los jornaleros agrícolas de San Quintín y les advierten que si no se afilian a sus gremios no podrán trabajar en las empresas de la región.

La Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social detalló que, “en contubernio con los encargados de las granjas agrícolas”, representantes de estas centrales obreras han emprendido una campaña de “afiliación masiva” de estos trabajadores, a quienes amedrentan y con engaños obligan a firmar hojas en blanco.

Se trata de gremios de protección que operan en la zona, los cuales ahora quieren captar a la mayoría de los jornaleros para afiliarlos con sus condiciones y evitar que sigan reclamando los derechos y el incremento salarial pactados con el gobierno federal y las representaciones empresariales.

La alianza señaló que estos “sindicatos charros” defienden a las empresas y reciben cientos de miles de pesos por cada firma de contrato colectivo, y además cobran igualas mensuales. Se arreglan con la representación patronal a espaldas de los trabajadores; incluso supuestamente fueron puestos en las comisiones de “categorización de las empresas” y en las de inspección, pero sólo simulan la representación laboral.

Indicó además, que antes de darse a conocer el movimiento de los jornaleros ninguno de ellos había sido notificado de que estaba incorporado a cierto gremio o de que les iban a descontar la cuota sindical. Ahora que los empleados agrícolas se están movilizando han surgido agrupaciones de la CTM, la CROC y hasta de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) que con desesperación están inscribiendo masivamente a los trabajadores.

Se presentan a las granjas agrícolas y les dicen a los jornaleros: “Si no firmas (tu afiliación), no podrás trabajar en esta empresa”, y a quienes se rehúsan no les permiten seguir laborando.

 

Boicot en California

Señaló que hay un acuerdo con organizaciones sociales de Estados Unidos para llevar a cabo un boicot internacional contra las empresas agrícolas de San Quintín si éstas no respetan los derechos laborales de los trabajadores. La alianza aseguró que en San Francisco, Sacramento y Los Ángeles, en California, algunos gremios ya empezaron a conminar a los consumidores de diversas comunidades a no comprar los productos que llegan de esa región. Estas acciones tienen una afectación económica para las empresas, pero también social, que es el objetivo, planteó.

http://www.jornada.unam.mx/2015/08/31/politica/018n1pol