“No debemos pasar de la simulación de un sindicalismo oficial de partido en el poder a otro sindicalismo oficial de otro partido en el poder, porque ahí se destruye todo, se destruye la confianza, se tiene que actuar con transparencia, con imparcialidad, para la democracia, la justicia y la libertad”

Publicado en Coyuntura

Representantes de laCTM, CROC y Congreso del Trabajo han comenzado a organizarse con el fin de responder conjuntamente a las disposiciones de la reforma laboral, especialmente al Protocolo para la Legitimación de Contratos Colectivos de Trabajo, que obliga a los patrones a someter éstos a consulta entre los trabajadores por medio del voto libre, directo y secreto.

Publicado en Sindicalismo
Sábado, 25 Agosto 2018 13:29

¿Qué hará AMLO con Elba Esther?

Si Gordillo vuelve en el sexenio próximo a tener el mismo poder y el mismo control que tuvo con Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y el inicio de Peña en el SNTE y en la educación pública del país, entonces no todo habrá cambiado y después de eso Carlos Romero Deschamps, Víctor Flores, Carlos Aceves del Olmo, Víctor Fuentes y demás charros millonarios y herederos de Fidel Velázquez podrán sentirse del todo tranquilos de que la “Cuarta Transformación” no va a desmantelar al viejo sindicalismo, por lo que no los alcanzará a ellos ni a sus cotos sindicales ni a sus inmensas fortunas.

Jueves, 12 Noviembre 2015 17:20

El paraíso laboral patronal  

Mano de obra barata, con salarios miserables y maniatada sindical y autoritariamente por las organizaciones gremiales cobijadas por el poder del Estado, como es el llamado sindicalismo oficial o corporativo de las centrales obreras como la Confederación de Trabajadores de México [CTM], la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos [CROC], y la Confederación Regional Obrera Mexicana [CROM]

Jueves, 04 Abril 2013 02:57

Contratación de Protección Patronal

José Samuel Porras Rugerio

Martes, 02 Abril 2013

“El 20 de enero de 1934 el gobierno de Hitler publicó la ley acerca del trabajo nacional. En ella se concedía a los empresarios un poder ilimitado sobre los obreros de sus empresas. Su aplicación facilitó considerablemente a los patronos la ofensiva contra los derechos de los obreros, tanto más cuanto que los fascistas habían liquidado los sindicatos de clase, creando en su lugar la organización fascista sindical títere, que llamaban Frente Alemán del Trabajo…Los nazis prometieron al pueblo acabar con la desocupación obrera.”[i]